A. Martinez

Mujer que llega.

 

Ésta mujer,
que desnuda su apellido
cerca mi boca,
con su delgada voz
y sus mordidos labios,
viene a vencerme.

Tal vez (sólo tal vez)
me resista a su camisa abierta,
a sus muslos dorados,
a su cuello,
o quizás,
me abandone de mi mismo,
y desaparezca
en su vientre de un bocado.

Ya tocó con sus ojos
mi sigilo,
desatando
huracanes en mis manos.


Eduardo A. Bello Martínez
Copyright © 2018.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.