Campos Juan

3

Mientras hablo te miro
Y en mis ojos puedes notar
La sinceridad de tu vacío
Los abrazos en ausencia
Y tú compañía sin sabor.

Perdon si te herí
Pero tenía que decirlo,
Ellos también tienen voz
Somos la misma sangre
Y por eso hablo por ellos.

La necesitábamos muchas veces
Pero la plata no cumple con tu rol,
No eres una serpiente y tampoco
Somos la piel que mudas y olvidas,

Esperabamos que nos abrigaras
Que saltaras charcos con y por nosotros
Así como se lastima mamá
Con peso extra y saltando ríos
Siempre tibios en su bolsa.

De tu ejemplo aprendimos
Y es difícil olvidar lo que haces
Ya no desaprendemos
y no te extrañes después
Si la moneda no cambia de valor.

Lo que escribe mamá lo enmarco
Siempre hay espacio en mi galería,
Tu dibujas con los codos
Y delicado con el culo lo borras
Restregando el mierdero.

Me miró en el espejo
Y en las mismas condiciones
No quiero lo verme
Ni que me digan que soy tu reflejo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.