Raul Gonzaga

Destinos adversos

 

Te veías tan bella, Dueña mía,
No sólo parecías una diosa,
Eras, también, mujer tan primorosa
Que mi interna pasión se hizo agonía;

El estar junto a ti fue mi alegría:
Sentirme entre tus brazos fue una cosa
Tan increíble y tan maravillosa
Que llegué hasta el Edén y eras tú mi guía;

Sin embargo, seguiste por tu senda
A iluminar lejanos universos;
Pensar en ellos, es fatua contienda,

Cuando miró destinos tan adversos:
Tú naciste con óptima prebenda
Y yo me hundí en problemas diversos…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Estar junto a ti fue mi alegría, sentirme en tus brazos fue experiencia increíble, maravillosa; llegué al Edén con amorosa guía...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.