Nacho Rey

LAS PAJAS DEL POETA

 En el ojo tengo una paja de ampolla

del meneo más misionero,

que no es querer tocar tu trasero,

porque no me sale de la cebolla.

 

 El tubo en cuestión y por razones

desconocidas con su boca de chupete,

la tengo bien metida en mi ojete:

¡a la vista de todos los mirones!

 

 En este paisaje bello y lozano,

la llave de agua del grifo baja

a tu rincón tarde o temprano.

 

 Desnudos en el canuto de mi navaja,

nos introducimos con orina de pagano

a mi manta blanca que escupe y relaja.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.