Alan J

Balada de una despedida (una noche de insomnio)

A pesar de la afirmación de los que conocieron nuestra complicidad

aseguran que lo florecido entre nosotros dos fue todo menos amor

¡qué sabrán más ellos que yo, que tú!

Dios sabe cuanto te amé,  a pesar de ello quiero decirte adiós

despedirme del amor que fué; fué mas corto que una estación 

que la vida de una rosa después de congelarla.

 

Solo me quedan los recuerdos, los momentos

donde nuestro amor desinhibía toda culpa de pecado

la cama donde te proclamaba reina y soberana de mi voluntad.

 

Se que me amaste; a veces los hacías, nunca nadie ha de besarte como yo

nadie mas ha de quebrar mis cimientos.

 

Reina y soberana mía,  me despido de ti, alguien mas ha de amarte

en este momento, en alguien mas he de encontrar el destino para mi amor.

Por ahora ya no lo eres tú, lo fuiste, ya no más.

Comentarios1

  • Edmundo Rodriguez

    Querido Amigo Alan ,
    La despedida es triste ,
    pero necesaria cunado ya no hay
    nada que reconstruir .
    Un gran Abrazo .



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.