Ingrid Zetterberg B.

¡MADRE!

 

Amada mamá,

ya te has ido

como esas hojas de otoño

que se dispersan

con el viento.

 

Nunca más

tu sombra humilde

rozará la alcoba

que te vio partir

aquel Noviembre.

 

Como esas aves

que emigran

hacia el misterio

te alejaste de mi sendero,

¡madre!

 

Como esas aguas

que se deslizan del manantial,

has descendido al silencio...

y mi voz olvidó

la palabra "mamá".

 

Mi voz gastada

ya no te nombra...

quizás a veces a solas,

inutilmente...

vuelvo a ser niña

y te llamo en mi dolor...

 

Pero tú te quedaste

en aquel oscuro rincón,

olvidada en tus cenizas...

y está desierto tu balcón.

 

¡Madre!

no te vayas;

que no dejen tus manos

de acariciar mis cabellos...

que el temblor de tus dedos

abra aún

el precario monedero

para ofrecerme

unas monedas de puro amor.

 

¡Madre!

¡cuánto has aliviado mis penas!

en cada época de mi vida

fuiste sembrando

tiernas semillas,

doradas y pulidas

en el huerto de mi corazón.

 

¡Madre!

Ahora ya reposas en mí...

te guardo en mi alma

para siempre

y tus últimas miradas

de ruego y silencio

descansan en mi recuerdo.

 

Ingrid Zetterberg

 

De mi poemario: "Fragancia espiritual"

 

Derechos reservados

Safe Creative Cta. 1006080193112

Comentarios6

  • Ma. Gloria Carreón Zapata.

    Hermoso hasta el llanto querida amiga, un gran homenaje al bello ser que te dio la vida. Abrazos. Dios te bendiga.

    • Ingrid Zetterberg B.

      Gracias querida amiga Ma. Gloria por asomarte a mis versos y dejarme tan bella respuesta. Un abrazo grande.

    • Jorge Horacio Richino

      Palabras muy tiernas y amorosas despertaron en ti, al aflorar el recuerdo de tu querida madre!!
      Hermoso poema, Ingrid!!
      Un placer emocionarse al disfrutar de su lectura!!
      Un abrazo grande!!!

      • Ingrid Zetterberg B.

        Gracias amigo Jorge por recorrer mis versos y dejarme tan linda respuesta. Un abrazo grande.

      • Maria Isabel Velasquez

        Hermosa imagen enmarca tus bellas palabras a ese ser maravilloso que nos dio la vida.
        DTB SIEMPRE

        • Ingrid Zetterberg B.

          Gracias Maria Isabel por visitar mis letras y apreciarlas. Un abrazo.

        • Lidia

          Así es, ese es un ser, que aunque se vaya físicamente, permanece siempre vivo en nuestras almas. Nunca se puede borrar, que fue quien estuvo en nuestras vidas desde que nacimos. Un fuerte abrazo.

          • Ingrid Zetterberg B.

            Así es, amiga Lidia....Gracias por estar presente entre mis versos y dejarme tan grata huella. Un abrazo.

          • Hugo Emilio Ocanto

            Qué hermosas y tristes letras le has dedicado a tu madre ausente, Ingrid.
            Felicitaciones por tus sentimientos, hacia quien te ha dado la vida...
            Un abrazo.
            Hugo Emilio.

            • Ingrid Zetterberg B.

              Gracias amigo Hugo por detenerte entre mis versos y dejarme tan bonita respuesta. Un abrazo.

            • Carlos Dguez

              Doloroso amiga, muy doloroso...
              El tiempo pasa pero el dolor queda,
              y cuando veas que todo se enreda,
              piensa en ella y verás que todo rueda,
              pues no hay nada que una madre no pueda.
              Abrazos amiga de mi alma, voy de carrerita con mi Felina del alma, veo que está publicando nuevamente y eso me alegra, lo mismo que mi gemela. Gracias por estar Ingrid.

              • Ingrid Zetterberg B.

                Gracias amigo Carlos por recorrer mis versos y dejarme tu bella y comprensiva respuesta. Un abrazo afectuoso.



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.