Alcionico

VIDA

Ya hemos probado las distintas

 drogas que existen  

para tomarnos un descanso  

de nosotros mismos.    

 

Ya le hemos echado la culpa  

a la suerte, a un Dios,  

a nuestros propios padres...    

 

Meditemos sobre el amplio  

mundo celeste  

que la tierra nos ofrece.  

Un abanico de posibilidades  

con experiencias aguardando  

a que despabilemos.    

 

¿De que sirve quejarse   

sobre un pasado imposible de   

trocar?    

 

Agarra tu corazón y  

devuelvelo a esa  

caja torácica  

en donde deberia  

estar.  

Que las arañas  

que tejian allí  

se ahuyenten  

con el ritmo  

del porvenir.    

 

Como diría aquél poeta:  

"El futuro es incierto y  

el final está siempre cerca".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.