Julio Diaz

LA SEPARACION

Entre mundos oscuros me encontré, solo entre los árboles, entrando en las brumas de las charcas con los pies descalzos, las lágrimas brotaban de mis ojos sin parar, una a una caía entre los pies llenos de fango, caminaba y caminaba sin encontrar un lugar que me calmara. Me hundí en el río caí hasta el fondo, en ese instante solo pensaba, me dejo morir, o salgo y respiro, y definitivamente me quería morir, hasta que vi muy en el fondo, una luz y me di cuenta de que para ella no había oscuridad que no pudiera cruzar, que por mas profundo que fuera aun así perforaba y llegaba a iluminar cada espacio.

Y entre mis lágrimas y el dolor pensé, que seria mi vida si me dejo caer hasta el fondo, valdría la pena morir por amor, mirando hacia la superficie queriendo estar solo abajo, con mi cuerpo pesado, no me quería mover, llegue a tocar la tierra suave, llegue a sentir que me faltaba el aire, mi corazón latía sin parar, mi cuerpo se desvanecía, ya no me quedaban fuerzas, y en ese preciso instante cuando mi esperanza estaba ya caída, mis ojos se abrieron y como una bala un grito dentro de mi salió, grite tan fuerte que mi cuerpo comenzó a subir y cuando me di cuenta volteo mire hacia arriba y vi el cielo y flote.

Mirando lo profundo que estaba ahora me veía respirando, sintiendo el aire entrar a mis pulmones, en ese momento mis lágrimas se convirtieron en hielo, sentí el frío entre mis párpados, piedras y pierdas bajaban, mirando al cielo, no sabía, pero la sensación era infinita.

Entonces toque la orilla, y allí Salí, levantándome entre la maleza y el fango, viendo como la vida me daba una segunda oportunidad, tenia miedo de volver donde estaba, pero pensé que si no llegaba al fondo no sabría que sentir cuando toque el respiro de la vida.

Luego camine, y vi como caía la lluvia entre mi piel, saliendo de las brumas, de la oscuridad, llegue a la luz, sucio solo y con mucho miedo, vi como la soledad me abrazaba, y es cuando entonces dije estoy vivo.

Porque amar duele, pero mas duele no ser amado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.