rodolfo dondero rodo

EL OCASO

 

La sombra deglutió el silencio
y solo quedó flotando
el ocaso retenido en la retina

En el vacío sin sonido
la agonía del corazón
sangra en cada latido

Por la luz que se fue primero
dejando mi alma a oscuras
inmóvil yazgo al saber que te has ido

El tiempo encanecido
se arruga y muestra un siglo
en cada grieta que abre cada segundo

Es que ya se ha perdido
la razón de seguir vivo
y mientras muero
este último verso te escribo…

Copyright © Rodolfo Dondero Rodo
22.06.17



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.