Náyade

Fiesta en las alturas

¡Hoy es el día!

En su peñero

Los pescadores

Han dejado atrás

La travesía del silencio

Vuelven la mirada a la mar

Destellos de ondinas ancestrales

Presagian un banquete

De peces de cartón

Nubarrones opacan la azul bóveda

Un silbido de Eolo

Irrumpe el plácido momento

Tertulia de buchones y tijeretas

Dispersa dorados

Mientras los voladores

Por encima  del peñero

Cual saetas sigilosas

Desaparecen bajo las aguas

En el marullo

Rayas navegan hacia el fondo

Se ocultan entre las blancas arenas

En las profundidades

El rey Neptuno y su hijo Tritón

Observan con entusiasmo la función

Eolo otea en Barlovento

Su potente rugido

El peñero trémulo

Comienza a danzar con las ondinas

Antes de que termine el ágape

Los pescadores emprenden

Atarrayas vacías

El regreso a la costa

A su comunidad

…¡Sin sustento¡

Cotidianidad

Esperanza efímera

Madres y niños de la mar

Barrigones de ilusiones

Los pescadores abandonan

Un día más

Su faena

Mañana

Si no hay temporal

Se harán a la mar

Un nuevo encuentro celebrarán

Cotidianidad

de las comunidades de la mar

Refugio de pescadores

Es la libertad

Ausencia de reglas

Todo sujeto

Al libre albedrío

Del Supremo Autor

Neptuno rey y Tritón

Bailan al son del tambor

…instante…

No hay más tonada

Eolo en Sotavento

A sus casas retornarán

Con su sustento

Destellos del sol

Aviva sus rostros

Una  sonrisa mostrarán

A los peces de cartón

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.