Memorias de Rubi

La infidelidad

Tú y yo en la cama, conociéndonos por primera vez, en eso el sonido del móvil delatando tu infidelidad a la que era tu novia oficial, yo con la dignidad que aun me restaba, con mi ropa interior abofetee tu cara y me empecé a vestir.

despues de varios meses , cuando lograste convencerme de que ahora yo era la única, utilizabas siempre los mismos trucos, vuelos inexistentes, capacitaciones ficticias, falta de energía eléctrica para conectar el cargador, supe distinguir cada una de tus mentiras, eran tan obvias, tan absurdas, que ofendían mi inteligencia.

 

ahora después de 2 años de librarme de todo eso, accedí a conocer a alguien más, y mi sexto sentido está tan desarrollado, que hielo la podredumbre a km de distancia, me la volvieron a jugar, un pendejo con aires de superioridad intento engañarme, como si no supiera interpretar los silencios, como si tanto dolor hubiera sido en vano, tal vez la prostituta imaginaria ya no exista, pero aún quedan todas sus enseñanzas, cada lección que aprendió con dolor, con  sufrimiento del cuerpo y alma, alma que anhela que esos patrones no se repitan y todo sea un mal entendido y que habita en un cuerpo que recuerda cada herida como si reviviera cada inmenso dolor independientemente del sujeto, pero ahora con una diferencia, con un profundo respeto por cada cicatriz que me recuerda el valor de mi destrozado corazón 

Comentarios2

  • Ma. Gloria Carreón Zapata.

    Son lecciones que nos brinda la vida para así poder alcanzar la sabiduría querida autora. Hermosa prosa poética, te felicito, un cálido abrazo desde México.

  • Ingrid Zetterberg B.

    Muy linda prosa, Rubí. La infidelidad hace mucho daño en una relación de enamorados, y con mayor razón en un matrimonio. Yo te entiendo...también pasé por eso...y lo peor es que los hombres nos creen tontas....pero lo que no saben es que nos hacemos las tontas...porque cuando ellos están de ida, nosotras ya estamos de venida. Felicito tus letras y te dejo mi saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.