Monroy Gemio Pedro

El demonio y su mal

 

Imaginar mi futuro …
pensar en el mañana …
araña como una zarza
mi corazón.
Sale sangre con sal,
mezclada entre sentimientos
y duele el recuerdo de esa tragedia
convertida en mujer, que me izo demonio.
Demonio que mi vida envileció,
tragedia que repercutió en mi hija,
maldita sea la maldad,
con la que jugabas a gata mansa,
siendo un monstruo con zarpas afiladas.
Un futuro con un fin tan cercano,
tan amargo y doloroso,
nunca pensé terminar así,
confundir al demonio y a la maldad
mezclar en mi vida su estruendosa mentira.
Arrodillado Señor te pido perdón,
una y un millar de veces,
por confundir el ángel negro con la bondad.
Mi Dios perdóname una y un millón mas
por creer en ese animal con dientes afilados,
recubierto de mujer.
Subí, baje, luche y morí tantas veces,
que por mi dignidad, por la que me queda
lo are a mi manera,
Aunque que mas da ya,
si mi vida esta señalada,
marcada con su fuego eterno,
si mi cuerpo son trozos de carne sangrientos,
solo mi alma sigue intachable
para dársela a mi Dios.
P.M Pedro monroy Gemio

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.