Pola

SILENCIO

Tu mirada, tu rostro…

lo reconocí…en sueños,

en otra eternidad, aún no lo sé…

Tú, apareciste un día de mayo,

cuando la primavera apenas deseaba

acariciar nuestra piel.

Tal vez la pasión oscurece la razón

y me permite desvariar que ambos

somos esclavos de este amor…

El silencio carcome, estruje nuestro ser…

y apenas sí respiramos…nuestras almas

envueltas en llamas se quedan en el olvido…

Quizá tus ojos mientan…y lo único que se

divisa es una quimera que nunca existió amor…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.