Alejandro Schleyer

Avellanas

¿Viste el cielo esta noche?
Nuestra ciudad fallece al fin.
No hay luces:
una tierna oscuridad.
Siempre ruido, vana luz.
No esta vez.

Admira este horizonte:
lo humano y lo divino se besan.
¡Eterna galantería
del cielo a la tierra!
¡Deje de brillar el hombre!
¡No impida el encuentro de estos amantes!

¿Has visto un traje más hermoso?
Avellanas en un oscuro terciopelo.
No parpadean;
el viento las mueve,
el viento que nace de la danza de la noche.
Esto lo descubrí en el desierto.

Ojalá se apaguen todas las ciudades
y el mundo sólo brille por el agua,
espejo puro, humilde y fiel.
¡Hermosa noche!
¿No te parece?
Da paz a mi alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.