Santiago Miranda

Lo real no fue lo que pasó

 

 

Sino lo que creímos cierto como tal
Técnicamente jamás Nerón en Roma
Ardiendo su lira tañó, el epitafio de Seikilos

Pero la imagen quedó indestructible en nuestras
Consciencias. /o quizás solo mía/ No es otra
Que la de Peter Ustinov encarnando al dios
Que cada actor lleva dentro en Quo vadis?

De 1951 a raíz de un libro de 1986 titulado así
Y el technicolor un poco atrasado al siglo I
No es otra cosa de una evidencia que culpó
A Nerón por algo que no queda claro quien hizo

Más yo prefiero quedarme en el mal
De imaginar el fuego y la lira tributan
A la destrucción intencionada de 7
De 14 distritos en la otrora capital
Del mundo, escuchando la tenue voz
Abrasiva que corea literalmente;
         

Oh flama que brilla tenuemente
Oh fuerza divina
Oh todo poderoso poder
Salve /
      Que en su original inglés es;
Oh lambert flame
Oh force divine
Oh omnipotous power
Hail.

Pregúntale a cualquiera que sucedió
En ese incendio de 6 días, pregúntale
A cualquiera que hizo con su lira Nerón
Y cual merecido descanso tuvo al 7mo día



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.