Fernando Prins

Desiguales y complementarios

¡Qué desesperación!
No notas mi intención
Eres intoxicación, en mi cuerpo

Quiero verte andar
Necesito escuchar
Tu manera de hablar, que locura

Eres el aire que necesitaba, y yo soy el interruptor de la activación

¿Buscabas?
Aquí me tienes
Estoy contigo, corazón

Princesa
Estoy muy cerca
Olvida el hartazgo, voy saciarte

Mi chispa de encendido
Tu virtud
La magia que improvisa
Es tu virtud
La ausencia en mi vida
Lo eres tú

Máxima intensidad
Mi rara expresión al amar
Te fascina, aunque mientas

Tu mínima decisión
Burda y tonta discreción
El amor se desborda de tus ojos

Sabes que somos tan desiguales, y también inexplicablemente complementarios, estúpida contradicción

Necia
Nunca me engañas
Sé que me extrañas, y yo a ti más

Pretextos
Seamos honestos
No más mentiras, corazón

Causante de hipotermia
Eres tú
Tan fría como un hielo
Sólo tú
Por dentro siempre hirviendo
Lo eres tú

Princesa
Ya no me mientas
Siempre he estado en tu imaginación

Recuerdos
Son pasajeros
Aunque sean bellos, mi presente eres tú

Y culminar, los chantajes
Nuestra sincronización siempre es perfecta
Disimulas, también lo hago
Y en mi corazón
Sólo tú.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.