Mery Salvatierra

Yo, solamente yo



He mirado tras esos vidrios empañados

aquella vista ajena tan a la mía. 

Una vez niña en búsqueda de su príncipe 

hoy  mujer en busca de su metamorfosis. 

 

Poco a poco han caído las lágrimas a la acera. 

Atrás quedaron los nombres de los que experiencia dieron, 

atrás quedaron aquellos que sin visión te besaban

atrás y solo atrás como recuerdo ha de quedar. 

 

Viajando en un camino que destino desconocido se presenta, 

cuya finalidad incierta no motiva el avance 

pero de un deleite endiosado que motiva el recorrido. 

El cielo es aún azul y mi princesa es azul marino. 

Mi pañuelo es rojo labial 

y mis tacos son de cristal. 

 

Hoy el rescate es a lo interno, sin actores secundarios. 

No hay libreto que contemplar deba

y no hay lienzo que pintar tenga. 

Boceto tras boceto como óleo al viento seca 

tan frágil, tan suave, tan fuerte para la guerra. 

 

 

 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.