Kristian Mariano Ibarguen

Jamás te Olvidaré, Tierra Mía

Jamás olvidaré

las riveras de los ríos,

ni las orillas de las quebradas,

que me vieron nacer,

testigos de mi niñez.

Ni las hermosas noches de Luna

cuando, al son de guitarras,

mitos, leyendas y cuentos nos narraban 

y en valores nos formaban.

Y cómo olvidar tus sones,

abozaos y tamboritos,

danzas y contra-danzas,

bundes y pasillos.

O tus jotas chocoanas,

sangrientas y careadas,

todos aquellos ritmos

que en tus ríos se bailan.

Ni tus velorios y gualíes,

sepelios y novenarios,

el trisagio y el rosario,

el buen morir y los alabaos.

 (¡Oh, los alabaos,

cantos de resistencia,

que en la vida y en la muerte

siempre están presentes!

Pero, ¡ay del que se muera

durante la fiesta de un santo patrón!

la familia lo despide solo

o se entierra después del jolgorio).

Ni a tus gentes siempre amables,

sonrientes por doquier,

trabajadoras y honradas,

honorables personas de bien.

En vos, Chocó, yo nací,

floreado y en paz siempre te vi,

y por eso mi inspiración hoy

este verso te escribe a ti.

 

Comentarios1

  • Ingrid Zetterberg B.

    Hermoso poema para tu amada tierra y sus costumbres, Kris....Felicito tu inspiración y te dejo mi cordial saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.