El Mochuelo de Minerva

41 ɌɇfɍȺnɇs ɏ 1 ⱣøɇmȺ

 

 

La tercera es la vencida
y este gato lleva siete
que no cambiará su vida
por salvar a alguna liebre,
que no muere de rodillas
por vivir contra corriente,

como un camarón en vilo
desvelado en madrugadas,
esperando a un ser divino
que lo lleve al mar en calma.
que, aunque no nació torcido
se doblega por tus ramas.
Por probar fruto prohibido
persevera y no te alcanza.
Suenan las piedras del río
pero no eres tu quien llama,
es el tema de delirio
de este loco sin amarras

Te busqué como a una hierva
por mil recuerdos de astillas.
De mi tronco hicieron leña
y te busqué por las cenizas

de un fuego que no existió,
pero resurgí del polvo,
caminé con pies de plomo
sobre el agua de tu adiós.

Peces vi arder en el fuego
con el juego del amor,
luego amor abandonado
de una tienda en bancarrota.

Diablo fue sabio por viejo,
pregunte por tu sabor
me mostró peces ahogados
que murieron por tu boca.

No lanzó palabra al viento
porque al buen entendedor
las palabras van sobrando
cuando a la vista se nota.

Pero es que el amor es ciego
y el corazón sin razón.
Las imágenes hablaron
menos que estas frases rotas.

Una imagen me dijera
mucho más que mil palabras
si en silencio no mostraras
emociones tan sinceras

En el juicio de tu corte
los ladrones me juzgaban
pues fui en hábitos de monje
y abrí el mar bajo tu falta.
Me acusaron en tu nombre
condenaron mi mirada
a cien años en tu escote,
y allí fui pez en el agua.

Se acercó un perro sabueso
Y en su boca trajo el hueso
Que de tu boca provino.
No aceptaste la verdad.
Ya no vengas con un cuento
Ya de ti no quiero un beso.
Al pan no lo llame vino
Al vino no llames pan.

Con mi estómago vacío
probé sopa de venganza
con cubiertos de oro y plata,
pero frío estaba ya.
Por el oro de tu río
yo mate mis esperanzas
Y ahora el hierro en tu cuchillo
me apuñala por detrás.

Una raya más a un tigre
qué más da si es martes trece,
Aunque vengan nubes grises
mi sonrisa está presente
y un zamuro, aunque aterrice,
de mis balas no merece.
mil consejos mis raíces
me inculcaron muchas veces,
viejo y sabio así me hice
y ahora sé por qué la gente
dice tanto eso que dice:
"hierva mala nunca muere".

Comentarios1

  • Rocío Poeta

    👏👏👏👏👏



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.