José Miguel

Primavera III

 

Qué la saliva

Se derrame cómo océano

Entre tus labios, y ahogue

Tu cuerpo con la sal

Que surgen de los poros.

Rojos pasiones, negras grietas.

Recuerdo en blancas.

Ando solo de nuevo en el habitáculo

Conversando con adelfos en la sombra,

Sombra domesticada.

Sin saliva, sin voz.

Sin vos.

Comentarios1

  • Sinediè

    Contigo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.