Marcelo Baranda

Poesía

Cuando de repente cayó el día

ni siquiera sabía si sobrevivía,

Todo fue tan inesperado

ya no se donde ando parado.

Saber que no te voy a tener a diario,

es entender el comienzo de mi calvario.

El tiempo es algo que nunca pude entender,

Y hoy ya no puedo ser tuyo, ni pretender.

Esa oscura sinceridad acabo con el amor,

La fría distancia atosiga el corazón

Lo que quedo nítido es el dolor,

Y un alma apenada por la dolorosa razón.

Fue la procrastinación quien puso fin a la pasión,

mañana no puedo dedicarte ninguna canción.

Ya no te tengo, es cierto.

Ya no te encuentro como antes lo hacía,

Pero me conformo con esto

Porque hoy y siempre estas en la poesía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.