alupego

A TRAVÉS DEL ESPEJO

 

Desdoblate y mira dentro.
Desde fuera tu interior.
De puntillas entra lento.
Y aferrado al corazón.
Adivina el pensamiento,
que te dicta la razón.
Llevando al conocimiento,
a lograr un ser mejor.

El espejo mentiroso.
Busca adornar los despojos,
de los restos que te queden.
Haciendo malabarismos,
con esos gestos sabrosos,
que barnizan el dolor.

No hay nada,
que al albur quede.
Todo se paga y se debe.
El precio se va pagando.
A veces de poco a poco,
y otras veces de tirón.
Así sigue la canción,
resonando en los oídos.
Oídos del corazón.
Alterando los sentidos.

Logra el necio transitar,
con su fachada medrando.
Arrastrando a los demás,
como cuentas de un rosario.
Y con sus finas maneras.
Vuelve las mentes madera,
que tornea sin cesar.
Así llega hasta el rincón,
mas arcano y protegido.
Captando como cautivos,
de su propia sinrazón,
los eslabones perdidos.

Todo queda y permanece.
Viviendo junto a la sombra,
que a nuestro lado camina.
Asaltando en las esquinas.
Como un ladrón al acecho.
En esa calma fingida.
Que de joyas revestida,
se encamina con desprecio.
Son calma y sombra enemigas,
aunque se abracen de hecho.

Mírate dentro y traspasa,
el cristal de los espejos.
Que van vistiendo los hechos,
con maquillajes y sombras.
Para engañar al que mira,
de soslayo la verdad.
Mírate dentro y camina,
que el paso que hayas de dar,
deje huella en cada trecho.
A. L.
http://alupego.blogspot.es/2

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.