Jhon Deivy Torres Vidal

PAUSA DE GRILLOS Y MOTIVOS

A veces tardan muchísimo los grillos

en cantar como chillando su misterio,

tardan en gritar sus broncos miedos

al tímido y plegable vientecillo...

 

¡Y no consigo conmoverme pronto!

Así, de mi mente caénse los hilos sensitivos

que a veces tejen imaginarias rutas

por las lindes obtusas del peligro.

 

¿Por qué esperar la opera del verso

si los grillos no cautivan a mi oído?

¿cómo ignorar sus copas de silencio 

que embriagan mi sangre, humeante vino?

 

Están cansados de chillar su vida

y de enhebrar al viento su rutina 

esos grillos de estirpe legendaria.

Acaso aguardan, como piedra incierta, 

algo que del ambiente los conmueva 

y sacuda su inercia estacionaria.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.