DeNiño

Tu Risa.

Te he escuchado despacio, activo, atentamente.

Es tan fugaz el momento.

Al oír todo aquello que pasa por tu mente.

Mientras se pierde la estela del tiempo.

 

Oh cariño.

 

Una risa tuya me condena,

a sentir envidia de la brisa que toca tu melena.

No sonreír al oírla, seria mentira plena,

Por que me encanta, lo bello que ella suena.

 

 

Suspiras, y se pone mi piel de gallina,

al escuchar esa espiración tan fina.

Es como incienso sin aroma, que me encamina,

a perderme en tu sonrisa de esquina a esquina.

 

 

-"Te amo", no sabes que decir, te quedas callada.

mientras una leve risa, se escapa de tu boca.

Y una linda sensación en mi provoca,

cuando me correspondes, en pleno silencio de la madrugada. 

Comentarios1

  • alejandro guardiola

    Que bonito poema con un final tan hermoso, un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.