josando

AMOR PENDENCIERO

Que duro es desistir después de haber amado

con la profundidad de la pasión desentendida,

fuera de razón en la mas franca entrega.

 

Que triste es apartar a quien nos hace daño,

cuando se le ha entregado el corazón,

cuando se ha hecho tarde por su ausencia.

 

Que quimera surgida de su encuentro,

 carga pendenciera que dejó el recuento,

y un vacío sin  rumbo ni existencia.

 

Que profano cariño perdió mis valores,

desgajó mi alma y nublo mi camino,

mereciéndola tanto  y teniéndola tan poco.

 

Sin contar ahora ni con ella ni con nadie,

dueño tan solo de mi propio andar,

de pena en pena de esquina a esquina.

 

Que duro es aprender a vivir sin olvidar

estrechando consigo los recuerdos

ungidos a la misma piel.

 

Tatuados en mi cuerpo,

por cada espacio que tus besos recorrieron,

y el néctar de tus labios humectaron.

 

Duro es saber que existes en mi cuerpo,

en mi corazón, en mi alma y mis adentros,

sin que existas, sin que me hables y sin que a mi lado estés.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.