Mr.hellmet

El templo de Abu Simbel

Cuatro hombres guardan la entrada
cuatro gigantes de piedra tallada,
la defienden bajo el sol de la mañana
la resguardan en la noche estrellada,
observan en silencio el paso del tiempo
que poco a poco erosiona sus cimientos,
arañados por el viento esperan su deceso,
eternos guardianes del desierto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.