pani

SOBRE LA BREVEDAD DE LA VIDA...

Oh ángel...

de un suicidio sucio,

 

de una oruga angosta...

exquisitamente revocada

en los cielos de su vuelo,

 

allá...

donde una crisálida,

licuada y sin carcoma...

se deshace

impura y tenue,

 

en la cuenca...

 

desamortizada

de su sueño.

Comentarios1

  • Esteban Mario Couceyro

    La vida efímera, como una brisa desapercibida en la inmensidad de los tiempos.
    Pero qué lento es el instante de la muerte...
    Un abrazo.
    Esteban



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.