LGH

Adiós

Sus labios ya no evocan palabras,

Y los brillos de su mirada huyeron

Esperando que tus puertas se abran

¿Tus oídos mis suplicas no oyeron?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.