Joseponce1978

Esternocleidomastoideo

¿En qué, esternocleidomastoideo,

pensó el cura cuando te bautizó?

Aún no le habrá perdonado dios

por adjudicarte un nombre tan feo.

 

Si intento pronunciarte, me mareo

y en mi lengua se atasca hasta el sabor.

Deletrearte me da desazón.

Siento tortícolis cuando te leo.

 

He decidido escribirte un soneto

porque en el romance no me cabías.

Más que a músculo, me suenas a estafa.

 

Tu distensión acapara un panfleto.

Eres tan largo como un pan sin días.

Tatuaje para un cuello de jirafa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.