Paty Carvajal

De amor y pena

Estuve

increíblemente atareada,

imperantemente abnegada,

vertiginosamente ocupada.

 

Falsifiqué momentos del tiempo

por obviar tu tácita mirada.

De nubes abultadas con duelos

me llovió el arrepentimiento.

 

Éste es, mi enajenado llanto de yerros:

noches asintomáticas de esperanza

arropadas entre vacíos

urdidos de ausencias.

 

Al alba, las vacilaciones ofenden:

¿dónde navegan tus ojos?

¿de qué gaviotas son tus besos?

¿alguna piel sabe de tus atajos al cielo?

 

De amor y pena

mi corazón se detiene.

Y por no morir antes de mi muerte

en la bohemia de mis confesiones

dreno en palabras, lo que queda de mi alma.

 

Encumbro, loas, rimas, plegarias

que una a una, se posan en las estrellas:

ilusión de un manifiesto perpetuo

visible para navíos sin reina.

 

Los tripulantes me llaman poeta.

 

Ignota sobreviviente soy, nada más

que en ocasos de olas mecedoras

tu piel de sol

y ojos de mar…

aún sueña encontrar.

 

 

P-Car

 

http://poesiasdepaty.blogspot.com/2016/10/de-amor-y-pena.html

 

Derechos Reservados.

Propiedad Intelectual.

Imagen: de Internet.

Comentarios2

  • JAVIER SOLIS

    Las contradicciones del enamoramiento siempre incompatibles amor y pena. pasión y desilusión pero sin el amor nada existe.
    Hermosas letras mis felicitaciones.
    Con cariño
    JAVIER

    • Paty Carvajal

      Dos incompatibles que en el transcurrir de la vida, deben verse las caras, y tratar de respetar sus espacios. Así es el amor... contradictorio muchas veces. Gracias por comentar. Un saludo.

    • john morales arriola

      Un poema lleno de sentimientos.
      Es tan humano ésto, de sentir y sentir al amor de muchas variantes.
      El amor, es una caja de Pandora, así como el esperar (como dice el final del poema).
      Grata lectura con versos polimétricos.


      Saludos

      • Paty Carvajal

        Gracias John, es muy bonito que me opines!!! Tienes razón el amor es bello a la vez de feroz, con aristas infinitas. Y el esperar... es nada más y nada menos que eso que muchas veces nos levanta: la esperanza. Un abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.