Missa_missa

Tú mi dueño.

Tómame y haz lo que creas conveniente, quiero sentir la fuerza de tus caricias, agárrame, muerdeme, arañame, quiero escuchar el inconfundible sonido de tus manos golpeando mis caderas.

Quiero sentir tu libido exacerbado.

Con cada caricia siento ese dolor placentero que me sube de nivel y es que me entrego a ti para darte placer.

Me das la vuelta y abres mis piernas me penetras con suavidad (deseo sentir cada centímetro, cada movimiento, aquí estoy para ti). 

Te siento, quiero más, tómame, soy tuya.

Trato de mantener la firmeza de mis manos entre las sábanas mientras te satisfaces y me llevas a otro mundo, trato de calmar mi respiración tan agitada pero es casi imposible cuando pienso que me dejaras vuelves a empezar una y otra vez.

Al sentir que reventaba de placer tuve la intención de pedirte que te detuvieras, recordé mi papel y solo me deje llevar, me entregué a ti por completo.

Te entregué mis deseos, mis gemidos, mis orgasmos y me diste algo más valioso. (Tú mi dueño)

Esto es tan extraño me has llevado y devuelto exahusta en la cama a tu lado, tú aftercare fue perfecto, me recordaste que solo era un juego.

Pero... Quiero más.

Comentarios1

  • JAVIER SOLIS

    Excitante poema que abre la libido en su máxima expresión.
    aunque discrepo en el acendrado machismo que contiene
    Bello poema y muy singular.
    Con cariño
    JAVIER

    • Missa_missa

      Sé que en el hay algo tintado de machismo, pero no debemos olvidar que si de algo se trata el BDSM es de idolatrar la feminidad bajo los parámetros de la sumisión y la entrega total, es demasiada responsabilidad para el Dom hacer sentir a su sumisa bien.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.