Mauro Enrique Lopez Z.

TU DULZURA ME HACE FELIZ


Tu dulzura me hace feliz,
en cada encuentro cuando
nos amamos. tu eres ése
pensamiento hermoso que
entre mas pasa el tiempo mas te amó.
que quiero unirme a ti definitivamente
para estar a tu lado y nunca separarlo
pero esa barrera que no separa
que te tiene atada dile a él que
ya no lo ama y asi sera sincera
y lo libramos para no hacernos
daños; dile que ya no lo ama
porque después sera muy tarde.


En esta tarde fría aún me pregunto porque sigues a su lado??? Porque no eres capaz de dejarle si sabes bien que la felicidad que te brindo es única, acaso tienes miedo? Acaso prefieres una eternidad de tristeza, porque aunque fueran 5 minutos de felicidad yo los entregaría por estar a tu lado, por hacerte feliz.
Ven conmigo....


Amada mía de sutil aroma,
como brisa nocturna
refrescas el calor incandescente
de los inflamables latidos
de este corazón lejano,
como una hermosa y tierna ave
te posaste en mi balcón
refugiándote
de una lluvia implacable,
en la seguridad de mi guarida,
frente a la ventana
con los ojos cerrados,
escuchaba
el tronar de los relámpagos
y las gotas golpear
el pálido vidrio,
el duro asfalto,
pensando en el pasado,
meditando los errores,
imaginando aun
desde la miseria
de la crueldad vivida,
soñar con los anhelos
que sobrevivieron,
desear aun una paz
una libertad tan esquiva,
interrumpidos fueron
esos placebos para el alma,
con un cantico
tan agudo y pequeño,
mi temor a asustarte
me mantuvo firme en mi sitio,
mirándote fijamente,
entendiendo tu naturaleza,
admirando la belleza única,
mientras me acercaba,
no te estremecías,
solo cantabas en tu lenguaje,
lo entendí perfectamente
sin conocerlo, y abrí
la puerta de cristal empañado,
te ofrecí mis manos
en las cuales
posaste tu frágil cuerpo,
allí, en la palma de mis manos
te acurrucaste para aprovechar
el calor que yo no podía sentir,
hacia mi pecho te lleve
para que el agua
la cual empapaba
tu hermosa vestimenta,
se evaporara,
tu canto se tornó leve,
no sé cuántas horas pase
refugiándote en mi pecho,
anocheció y pudimos
contarnos con el alma
las historias de cada mundo
en el que habitamos,
de cada paraíso
he infierno recorrido,
alguna vez pude volar,
pero no lo recuerdo,
solo sé que en tierra firme
me quede para siempre,
tu puedes estar
entre estos dos mundos,
y tus historias
de cómo nos vemos
desde el firmamento,
me llenan de vida,
de un lugar lejano,
viajaste para llegar
a mi guarida
para ser Amada Mía,
en una mañana
de cálidas ráfagas de luz,
al mirar hacia el velador
que yace junto a la ventana,
no estabas, al voltear,
un hermoso rostro y figura
dormía junto a mi
apaciblemente,
desnudo me encontraba
al observarme,
y desnuda te sentí al mirar
tus piernas descubiertas,
entendí que mi imaginación
fue un sueño sobre mi realidad,
y te abrace como si fuera,
la última vez que te vería a mi lado,
y te amé en cuerpo y alma,
como si hoy fuera
mi último día de existencia,
Amada Mía…
Amada Mía…
WELLINGTON


Muy feliz me hace tu dulzura,
el toque de tu piel suave,
el canto de tus besos me arrulla,
el toque de tus besos inolvidable.
¡No me dejes, de mí no te alejes!
Es un rezo que mi corazón ora
cada día, cada noche y madrugada
al despuntar feliz la aurora.


Tu dulzura me impregna de magia, de magia
infinita que se anida en lo más profundo de mi alma y me hace feliz hasta limites insospechados por este corazón solitario que vive a la deriva de tu olvido.
Luz de Amanecer


Tu dulzura me hace feliz, la sonrisa eterna de tus labios, ese mirar que me arroba el alma, ese decir constante que me amas... ese abrazo que emociona mi ser... por eso ... por todo eso... me haces feliz...!
MARGARITA DIMARTINO de PAOLI


Tu dulzura me hace feliz,
me hace feliz tanta ternura;
eres razón de mi locura,
eres mi bien mi frenesí;
todo sería para ti
si tú aceptaras la aventura,
si perdieras tanta cordura
y compartieras un desliz;
dime que si y te daré
no una sino mil razones:
sin condición, me entregaré
basta de vanas ilusiones
no más promesas o porqués,
conjuguemos nuestras pasiones...


Si pudiera correr las agujas del reloj del
tiempo, cerraría los ojos para contemplar
como se abre el camino para llegar al
paraiso de tus ojos con esa luz que me
alumbra cada amanecer.
Emiliodom


Quiero sentirte entre mis brazos,
tu sonrisa hace de mis tristezas
sombras locas de amor,toma mis manos
enséñales las sendas de tu cuerpo
Derrama en mí tus fantasías,amada mía,
piel con piel en las cálidas noches de placer


Dijo un sabio que para ser fuerte no es necesario levantar mucho peso. Con levantar el tuyo cada vez que te caigas, es suficiente.
Tu vida cambiará cuando tú cambies. Esto no funciona sentándote a esperar a que suceda.
Las mentes ocupadas, las personas sinceras y los corazones satisfechos no se meten jamás en la vida de los demás.
La vida tiene horas, y las horas tienen que tener vida.
Dejé de dar explicaciones cuando comprendí que la gente sólo entiende desde su nivel de percepción, nivel de consciencia y nivel de educación.
La peor ceguera es siempre la mental.
Mientras más edad y conocimiento uno tiene, más cerrado es su círculo y menos amistades quedan. Te das cuenta que no es la cantidad, si no la calidad.
La verdadera fuerza no reside en el coraje de seguir adelante, sino en la absoluta determinación de no volver atrás.
Recuerda, todos tropezamos, cada uno de nosotros. Es por eso que es un consuelo ir de la mano.
La esperanza es como el sol, si sólo crees en él cuando lo ves, nunca superarás la noche.
La mitad de la belleza depende del paisaje, la otra mitad de la persona que mira.
El poder no tiene ni la mitad de fuerza que la dulzura.
Todo lo que siempre más he querido está al otro lado del miedo.


Tu dulzura
me atrapó
desde el primer
momento que te vi.
Y feliz estoy
esperándote
nuevamente
al susurro de
tus caricias
que son hoy
mi inspiración
(rosi12)


Fue tu dulzura la que me hizo
sentir la felicidad completa,
luego la vida me impuso una reja,
y esa dulzura se fue quedando
amarga como hiel directa.
Tu dulzura me dejo en los labios
el sabor de lo intenso, pero ahora
que no la tengo siento la acidez
de no tener ya tu dulce consuelo.
ISISzkt 'Kitty'


Tu dulzura,
miel de abeja primorosa,
agua de la roca dura.
Leche deliciosa en tu boca.
Esencia mágica que perdura.
(Edith Elvira Colqui Rojas- Derechos reservados-copyright ©)


Tu dulzura me hace feliz,
de ti soy aprendiz,
eres mi gran emperatriz,
a tu lado es imposible
ser infeliz;
mi dulce y agradable
regaliz,
a tu lado la vida
adquiere este matiz,
eres pura vida que
bebo en este cáliz,
agradable compañía
que marca la directriz,
felicidad dibujada
en este tapiz,
la vida es menos dura
por la alegría que genera
tu fuerza motriz.

Comentarios1

  • tani_holaldaz

    Llegue tarde, muy bonito



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.