Luisgarcia30

Uno de mayo de dosmilcieciocho (disturbios en París)

 

Rojas son las llamas

traen el color y la música

olvidada de la esperanza.

 

Se alimentan las necesarias e imprescindibles hogueras

de la oscuridad y de las frías

y punzantes cadenas.

 

Adiós cárceles que nos ataban y que nos impedían

ser libres, ¡es el principio de vuestro final!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.