Leandro Rodríguez Linárez

CCCXCII

El silencio victorioso,

la invasión escondida de la nada,

de las lluvias evaporadas

donde estábamos mujer,

como dos estatuas abandonadas...

allí mueren diariamente las treguas.

Hoy las horas son serpientes,

el veneno de las 6, de las 9, de las 12.

Las noches son mares hirviendo

alejados de la tierra

¡Pero qué importa!

Tu eco debilita la luna,

la exclusividad de su compañía obligada,

aunque te calle o te grite estás,

tardía y temprana

¡Milimétrica y fragante!

Todas las raíces de todos los árboles te buscan

como un agua carnívora,

que devora todas las carnes, los huesos, los metales

menos este maldito silencio.

 

LRL

25-5-2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.