Michurin Vélez

GITANOS DE MAR

Un aliento de sal pinta la bruma

con la acústica risa de los peces

y la voz mediterránea de los hombres

 

Olas de espuma y agua blanca

abofetean el rostro de las barcazas

que esconden su espinazo y abren su vientre

para hospedar la agonía de los peces

que arañan con fuerza los nudos de las redes 

 

La tenue luz de las farolas

abre sus alas de cobre encendido

y su apasionada boca de lumbre

que sube a besar todas las lunas

 

Los luceros enfilan la proa

hacia mares de esperanza abierta

con la misma ambición que aviva

los sueños de arena de los pescadores

acariciando los serenos senos de su amada

 

A veces el mar se cubre de flores

entre el fuerte estallido de las olas

que alienta la danza de los cardúmenes

< violentas ceremonias que reverencian la vida >

junto a delfines con ojos de ciruela prieta

y pulpos queriendo abrazar el mundo

 

La silueta marina detiene el rumor del tiempo

que consume los años e inflama los sueños

buscando anclar en el puerto de las horas

para ir a conquistar el cuerpo de su amada



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.