Eloy Mondragón

MADRE ABRIL

(Mi humilde tributo a las Madrecitas
de los jóvenes héroes y mártires de Abril, en Nicaragua)

Ofrendó 
con su vida, la savia 
tu hijo, oh Madre
por su Patria
por tu Patria
nuestra Patria
apenas un púber
de efervescencia zagal
en mochila...un sueño.
Heroína madre
un mártir pariste
y en tu lacerada alma 
clavada ha quedado
...sempiterna
la efigie de un Héroe
de tu vientre salido.
Con la cándida sangre
de tu hijo, Patria
germina la alborada
de un nuevo horizonte
atrás los tiranos
los oportunistas
los fratricidas
los genocidas.
Hoy, en la tormenta
de una noche oscura
clarines de ensueño
y una nueva aurora
honrando a tu vástago
vislumbra tu pueblo
porque en tu vientre
germinó la estrella
preñada de Patria
de paz... de armonía
oh Madre, bendita.

© Eloy Mondragón

Comentarios2

  • Ingrid Zetterberg B.

    ¡Pobres madres! me duele saber que hayan hijos que amen más el suelo que pisan que a aquellas que los parieron y les dieron todo su amor. Porque aunque piensen lo contrario los amigos poetas...yo tengo otra opinión...no pertenecemos a este mundo....no pertenecemos a la patria en que nacimos....porque aquí estamos de paso...nosotros pertenecemos al cielo...porque allá volveremos a la fuente, que es Dios....y es en vano matar o dejarse matar por un pedazo de suelo que no nos llevaremos....esos jóvenes debieron pensar primero en sus madres, en el desgarro que le causarían a sus corazones con su partida....fueron impulsivos y faltos de prudencia y sabiduría....y allí están los resultados....madres solas y amargadas, que llorarán por siempre. Otros más irresponsables habrán dejado hijos pequeños sin padre, porque amaron un suelo que no les pertenece. Gracias por compartir tus letras Eloy. Un cordial saludo.

    • Eloy Mondragón

      Muy agradecido por tus palabras, estimada Ingrid. Un abrazo.

    • damian flores

      Las madres venezolanas,estàn pagando con su llanto y con la pena de tener sus hijos regados por el mundo,por causa de la Satrapìa que hoy casi ha acabado con este bello paìs y con la vida de muchos de sus hijos...Dios nos ampare.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.