Manuel.Prado

Crudo insomnio


La noche divaga somnolienta a tus recuerdos álgidos
Nostalgia que entrega halitos a mi rostro
De niebla espesa embriagadora has de hundirme junto a mis
Adictiva a perecer en recuerdos,
En tocar abstractos sentimientos
Al narrar finalizadas epifanías con tus pensamientos.
Describe lo sentido al caer cada domingo y te acordaras las
Tan anheladas tardes que pasaron a noches admirando el sol dibujado en el agua.
Has que mi prosa en ella grabada este tu nombre
Y las metáforas compartidas o episodios escritos
Sean recordados sabiendo solo tú todo lo pasado.
Vuelve tu mirada abrigadora de invierno,
Acompañadas de tibias manos y candentes besos.
Retoma la adicción a mis versos expuestos a miles de rimas
Que plegaba una mueca de alegría en tu rostro sincero.
Sincroniza de nuevo la mira acompañada de una sonrisa significativa
Que empleada por ti a tiritantes ojos respondía a tu pupila.


El insomnio en sosiego que me inquieta
me ha susurrado que bien te de estrofa
que pasee por este fusionado mi silueta
sin siquiera llevar en la testa una cofia
las nieblas las disipan los versos y poetas
los sueños los amores verdaderos
no son de dudas o bucaneros
son saetas de ángeles en cometas
imposible es darte un verso de tristeza
que solo buscas la grandeza
de un amor que no tropieza
no teme espinas en su cabeza
es un amor que reza
que ama quizás la pureza
y lo demás es la entereza
mas siempre falta una pieza
la presencia tierna y su tibieza
eterna .


Crudo insomnio,
como un cruel manicomio,
yo encomio,
lo que es el susurro del atardecer,
y veo la tarde como arde de tus besos,
pero, llega la triste noche,
como un gélido desenlace,
cuando entrelaza lo sonámbulo,
entre lo que más quiero,
a tí,
pero, es tan crudo insomnio,
que yo auspicio,
el desahucio de una noche clandestina,
por pertenecer entre tus brazos,
y en penurias de pasiones,
saciar mi sed,
de tus besos,
contigo...
Zoraya (Emy5)


El manto oscuro, aunque estrellado me sobrecoge, y no logro despertar sin cerrar mis ojos, te pienso, te anhelo, y un frío me recorre porque no te tengo.
Que lánguida espera me hace divagar en sueños sin ser presa de tus recuerdos, te espero... cuan inquietante es el silencio, ensordecedor en mi sienes es tu recuerdo, y ya no se que hacer, ¿cómo volverte a sonreír, si no no estás en mi?...trascurre la noche y te pierdo, pensando que cerrando mis ojos te encierro, pero te pierdo, cada vez estás más lejos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.