Santiago Miranda

¿A quién darle toda esta luz? - C. Bertoni

 


Las palabras no tocan nada. No están en
el corazón. No están en el silencio. No
están en ningún lado
Callar
Hasta morir.
Todo es amor. Temblor. Inmóvil.
Y luz y luz y luz y luz
Todo es inútil. Repetírselo también
Puras cosas. Más fuertes. Que uno
Aguantamos todo lo que podemos. Y a veces
también, horrendamente, lo que no podemos.
Absolutamente todo es posible,
Solo si el dolor lo quiere
El dolor es, fue y será: Dios.

Y una inteligencia por aquí, un resplandor
Por allá, una tregua por aquí, una
Tregua por allá / pero nada
Claro nunca
Nunca una almohada ni nada parecido

Resistir toda esta luz sin ti
¿Si no hubiera dolor que habría?
Temor sin fin. ¿Dónde? Aire alrededor
Si puedo seguir abriendo espacio al aire
Y hacer como si hubiera lo que no hay
O lo que hay. Nadie nunca acierta
Solo sé huir. Y ni siquiera eso: huyo.

Otra orgía de luz. Todo el mundo.
Desde siempre. Todos enfermos.
Incluso los menos enfermos serían
Enfermos todavía.
Ni un instante de bienestar y salud.
Para nadie nunca.
El "bienestar" es Dios. El único Dios
que tenemos. El único Dios que hay.
Cuando mi pensamiento de detiene
No queda silencio que guardar. No queda nada
¿Es una gracia o una desgracia? Todo
Depende de eso. ¿Cómo descansar?

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.