alejandro fozar

LV.

El Marqués de Colombia decretó:

De soledad cien años

y el cólera del amor para dos  extraños.

 

La estrella de David

última testigo de aquel golem

debiera llamarse Leonard Cohen.

 

Sin ningún catalejo

Jorge Luis Borges avistó la ballena blanca

sola y una, como la luna.

 

Con un ramito de violetas

durante 500 noches se escucharon

serenatas en cada esquina

para la sra. Parra de parte de Sabina.

 

Sobre Walt Whitman 

en Camden ya lo dijo Borges

sus versos ritman.

 

Julio Cortázar nunca confundio

el idioma francés ni el castellano

con él argentino.

 

Si hubo tristezas en Trujillo

las cargó con sus heraldos hasta Lima

César Vallejo.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.