Hugo Augusto

Infalible quietud

Se extingue el blanco del mar
en infalible quietud;
el agua no revienta, no espumea.
Se pierde en el infinito
el impasible reflejo
de su calma turbulenta.

 

Es su letargo incubación de sosiego,
desavenencia inmutable,
epílogo de tormento.
Silentes recuerdos exacerban
la fugitiva estadía.

 

La mantilla aperlada ya no asoma.
Cual arrebato en gestación,
inmersa en el mar reposa
la espuma en útero inerme.

 

Primavera 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.