Iván Taylor

Se Alman

Dos que se quieren
se miran con ternura
después de la pequeña muerte

se traen a la vida
dos que se quieren, silenciosamente
se miran

se acarician,
mutuamente,
se acarician

Porque dos que se quieren
se resucitan
después de matarse

se sonríen
con toda misericordia
inmediatamente
después de la impiedad
de los bríos
del cuerpo

se traen al alma,
uno al otro
solo ellos saben que pueden
buscarse en el más allá
y reinventarse

Dos que se quieren
se alman
y después,
duermen esa fortuna secreta

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.