Josefina 46

CUANDO EL AMOR SE TERMINA


Sin mirarse los esposos,
el semblante adusto y fiero,
en la casa silenciosos
olvidaron el te quiero.
El hastío, la rutina,
los problemas de la vida
son como una pesada losa
de la unión compartida.
Esperan impacientes
sin parar de pensar
cuando llegará el instante
de poderse uno del otro liberar.
No piensan en los hijos
lo mal que lo van a pasar
sin entender las razones
de sus amantes progenitores
que les hicieron fracasar.
Yo no comprendo lo que pasa
en nuestra sociedad actual
que por un quítame aquellas pajas
cada uno por su lado se va.
En los tiempos de nuestros ancestros
las parejas eran inseparables
y juntos envejecían amorosos
dominando de la vida los sinsabores.
Y es qué la bien llamada convivencia
es un reto para una mayoría
que hace poner a prueba cada día
la diplomacia y sabiduría
sin olvidar ese vínculo sagrado
que los unió en el matrimonio:
en las penas y las alegrías,
en la salud y en la enfermedad
amándose y respetándose
hasta más allá de la eternidad.
Fina


Defendamos el amor
para que no apague su luz
que como jardines en flor
de regadio requiere.
En estos tiempos de hoy
donde la materialidad impera
sin amor sera dificil
encontrar felicidad
en dos seres que se han unido
buscando la eternidad.
Tomas Hernandez.


Cuando el amor se termina
El alma queda herida
Por causa de la partida
De ser que en el pasado
Te juro que estaría a tu lado
Hasta final de tus días
Pero al ver la realidad
Te das cuenta que hoy
Tus manos están vacías
Y tu corazón destrozado
Solo te queda confiar
En que Dios te dará el consuelo
Y las fuerzas para vivir
Para poder resurgir de las cenizas
A la guerrera imponente
Que se levantara de la muerte
Porque Jesucristo
Es quien le guía
Y como águila en el firmamento
Pronto levantara su vuelo
Para conquistar la victoria
ENEIDA JOSEFINA BRAVO REALZA
POETISA DE JESUCRISTO
EL BAÚL-VENEZUELA
18/05/2.018
11:43 A.M


Cuando el amor se desaparece,
y te quedas con la insatisfacción de saber:
¿qué pasó?
Nuestra imaginación se vuelve
creyente de la idea:
“no volveré a ser quien era”
Tal vez nuestros sentimientos
se vuelven fuertes como el ébano,
O quizás, los cortamos como la hierba
de nuestro jardín, en el que solo,
de vez en cuando, vemos flores.
Que de amor, físicamente no morimos,
pero enfermamos de tristeza…
Nuestro invierno es más frío.
Largas noche sin dormir…
nuestro epicentro gira y gira,
y nuestro calendario…
… se muere…
Y en nuestro silencio, nos deprimimos
por la duda…
Pedro Javier MV.


Cuando el amor se termina
no muere, cae al suelo y germina
y florece de nuevo, a la sombra de la encina
el amor no embejece, con el tiempo crece
es la luz que nos ilumina
es del alma la cortina
que nos enternece, en la cuna se mece
el amor no tiene espinas
se las quitan los besos
y el perdón de cada día
el amor nos hace grandes
nos da alas, quita el hambre
es el manantial de la vida
es el beso diario que a beber nos convida
el amor no tiene fin, no se termina
es inmortal, es eterno,
es el ascua que siempre brilla
y si hay quien dice que se termina
yo le digo ¡ Que no estoy de acuerdo !

Comentarios1

  • anbel



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.