ProsayVerso2015

La sombra de una rosa

En esta  noche de un equinoccio vecino

se escucha un violín sordo

y de sobrio mutismo,

y el sonido de una puerta

que se ha cerrado para siempre.

Entreveo que te has llenado de sombras,

bella rosa que no has sido cultivada,

sólo despejas, generosa, los horrores del Mundo;

tan blanca eres, níveo fulgor,

que vestida de luz,

marcarás el fervor arduo del día de mañana

que ya llegará expectante.

 

Soñaré , esta noche contigo, inmaculada flor

desde los abismos sufridos mi mente,

serás un suave declive de libertad tan ansiada

serás una loma del Viento que me amarrará a la Tierra..

 

Mientras, el Planeta gira eternamente,

pienso que un sol brillante,

pasará, en unas pocas horas

por mi cuerpo que tirita de frío

embestido de blanco.

 

Escribo estos versos,

Y pienso en los gorriones

que sobrevuelan los Cielos,

(no son gorriones,

se llaman palabras).

Palabras no dichas,

palabras que sanan las almas.

palabras de amor.

 

Rosa blanca con sombras grises de noche

corola de flor, de pétalos dulces.

 

Sostendré este éxtasis nocturno

que esta noche, como un halo mágico

has caído sobre mí.

en eterna duerme-vela,

cósmicamente y tan sólo mía.

hasta impregnar la húmeda tierra

con mieles y el dulzor de tus rugosas raíces

 

Caen ya las estrellas,

y mi alma se pliega de cadencias extrañas,

y siento que Dios también

se embriaga de mi tristeza.

 

La noche te guarda rosa blanca

de pétalos dulces.

Símbolo de canto, de Paz y de Amor,

de tibios aromas nunca cifrados…

 

Mis manos húmedas y frías

se unen en plegaria anhelante:

 

Dios Misericordioso! Te pido suplicante:

Mañana, no ocultes mi Sol!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.