raul gustavo

PENSAMIENTOS


Tus ojos, son los faros que me guían,
cuando el barco de mi alma está perdido,
tantas veces me encontraste a la deriva,
destrozado, con mi corazón partido.
La dulzura de tus besos me alimentan,
nutren mis más profundos sentidos,
pues tu boca es esa fruta que me tienta,
y curan mi corazón herido.
Tu piel, la incontrolable suavidad,
que mis manos se deslizan cual velero,
en su entorno la recorren sin piedad,
por no poder evitarlo, sin sosiego.
RAÚL GUSTAVO


Tus ojos son luceros encendidos
en la oscuridad de esta noche eterna;
no tengo otro amor
que no sea el tuyo en mi delirio.
Y voy vagando como sombra,
buscándote en el camino.
Vuelve amado...
luz que alumbra mi destino.
En mis horas amargas
aún te espero,
aún sueño solitaria
en volver a estar contigo.
Ingrid Zetterberg



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.