J.Nuñez

Maharab

En un remanso de las sombras de mi mente
una brasa que llamea persiste viva;
son restos de pasión que ahora ya duermen, que de antes,
llama fervorosa era y por ti ardía.
Vagas entre espacios donde yo, ausente,
tu verso escuchar otra vez ya no podría.
Lacónica agonía mí interior siente y por la noche,
penumbra que aborrasca a la alegría.
Versos que de pronto, disidentes,
dejaron mi canción a la deriva.

Comentarios1

  • Amalia Lateano

    Aún en la soledad las nubes tarde o temprano desaparecen
    y donde las olas rompian contra las rocas
    aparece un refugio donde encontramos esa luz
    que creiamos perdida ...
    el tiempo quizas sea eterno para quienes sufren
    pero solo una vida ... la que nos toca luchar .

    Amalia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.