laura casas

MI DIOS Y YO

Yo quiero a un dios vivo

Que respire,

Que sienta,

Quiero lágrimas cada vez que haya guerras,

Un suspiro, un quejido,

Yo no quiero a un dios crucificado

Muerto 

Desgonzado

Avergonzado por la humanidad que el mismo creo

Yo no quiero un dios piadoso

Misericordioso

Yo quiero un dios justo

En donde se equilibre la balanza

La gente no muera de hambre

ni las guerras se lleven a tantos daños colaterales.

 

Comentarios1

  • gaston campano

    No quiero defender,pero Dios nos dejó el libre albedrío, ( Hacer lo que uno quiera ).
    Hay cuentos donde un grupo de químicos inventó un gas de la obediencia, así todos los seres humanos harían lo ordenado por este grupo,eso sería quitar el libre albedrío. Sería tan bueno, pienso que no, por eso existen las diferentes mentalidades,Poetas, comerciantes, traficantes.
    Un saludo cordial.

    • laura casas

      Claro que nos dió el libre albedrío, pero que si esa libertad es solo una ilusión, la mayoría de nosotros lo tenemos, pero que hay de las minorías, se supone que Dios ama al más necesitado, sin embargo lo hace vivir en lugares donde son solo daños colaterales de aquellos que si poseen el libre albedrío.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.