Pedro Ruiz Lopez

¡NUEVA GLORIA!

Nunca volvió la estrella, luminosa,

la que impulsó mi vida, tan temprana,

recuerdo su candor de flor hermosa,

buscaba contemplarla, de mañana.

 

Le entregaba en sus manos, una rosa,

era como una reina soberana,

mi espera fue tan larga, desastrosa,

la luz en ese túnel, tan lejana.

 

Apareció otra estrella, diferente,

su luz abró mis ojos, por la noche,

es tiempo de escribir mi nueva historia.

 

Hoy ya me siento vivo, nuevamente,

por todo lo pasado no hay reproche,

el cielo me ha premiado con la gloria.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.