camila campoz

Si así lo querés.

Te quise en silencio y ahora voy a hacer lo más razonable: dormir y olvidarme de todo esto. Lo voy a enterrar bajo capas de coherencia y un realismo lapidario. Nada debe aquel a quien nada se pidió, por lo que debo tener el buen juicio necesario para aceptar las consecuencias de los delirios de mi mente.

 

Yo, tan mínima, tan simple, claramente no atraje tu mirada. Hay que ser un loco, un apasionado detallista, para llegar a la flor menos destacada del jardin.

 

Estás en un sueño viejo que no te permite ver las oportunidades. No puedo hacer nada por quien prefiere un viaje eterno por la medianoche en lugar de un abrazo con sabor a puerto. ¡Qué ternura tendría yo en tus brazos! ¡Qué paz procuraria otorgarte!

 

Pero no soy luz de neón que te conquiste, ni te atraparé como una cruel interrogante. Solo puedo ser un rayo de sol que entibia pobremente tu invierno tan distante. Por eso te encierro entre palabras usada: te sujeto para dejarte ir.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.