Anna Belen

Severamente perspicaz


Vas a tener que entender que no siempre quiero decir algo
Qué tengo demasiada guerra en mi cabeza
Cómo para intentar hallar la paz
conmigo
Pero con alguien que te cubre la espalda
siempre es más facil.
La soledad en aquella época
solía ser mi mejor compañía
(mi única compañía)
Y el aroma de la tristeza
ya era algo habitual
Solamente sentía ser
lo que cristales rotos
formaban al unirse
o
en otras palabras...
un alma a cachos
reconstruida
por mi misma.
Derrepente
escuché temblar al suelo
qué entonces era mi corazón
y entre los escombros del olvido apareciste
y dibujaste una salida
y me dijiste que si entrábamos
no querríamos volver a salir
si no era juntos...
Entre antes de que mi ser se derrumbara
y empezamos caminado sobre un jardín
tan pintoresco como tus ojos
pero
(Siempre hay un pero)
sin darnos cuenta
acabamos simplemente
andando
entre rosas y espinas
cómo dos locos
creyendo ser libres
y para cuando quise darme cuenta
ya habias inundado mis mares
con la lluvia de tu deseo
y que diluvio...

Comentarios1

  • LeydisProse

    Saludos Anna, maravilloso cierre a una etapa solitaria. Me encanto. Feliz dia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.