El Mochuelo de Minerva

Tu causas en mi...

Tu causas en mi
diez mil emociones,
tornado sin fin
de contradicciones

Te amo y me aterras
te quiero y te odio
te siento en mis venas
cautivas mis ojos

Te toco y te siento
con mi pensamiento
te veo a lo lejos
te sueño despierto

En mis pesadillas
yo siempre te admiro
y destrozas mi vida
llamándome amigo.

Me salgo del cuerpo
miro desde el cielo
como te contemplo
con cara de tonto

tus manos, tus gestos
tu cabello al viento,
tus dedos en ellos
por cubrir tus ojos

que sin melanina
clavan mis pupilas,
provocan las rimas
que escribe este bobo.

Y bajo aquel árbol
en la primavera
(parece marchito
si estas a su vera)

yo finjo escucharte
mientras te contemplo
cual obra de arte,
se dilata el tiempo.

La luz que penetra
a través del las hojas
bañan tu piel tersa
luego te sonrojas...

te acercas y pones...
mi nombre en tus labios...
se estrecha el espacio...
el tiempo despacio...

tu aliento tan cerca...
Y yo, adrenalina...
Tus labios de seda.
Tu boca divina.
no hay nada que pueda
decir que describa
el sismo en el pecho
que me producías.

...

De nuevo me encuentro
soñando despierto.
Para ti seremos
amigos eternos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.